El pasado viernes se aprobó el Real Decreto-Ley 4/2012, de 24 de febrero el cual tiene por objeto que las entidades locales cancelen las obligaciones pendientes de pago con sus proveedores.