Cuando se plantea una operación de compraventa de empresas, hay que ver si es más apropiado instrumentarla a través de la transmisión de las acciones o participaciones en que se divida el capital social de la compañía, o si resulta más conveniente transmitir los activos y pasivos que integran la unidad económica o rama de actividad cuya adquisición se pretende.